Atentado en Barcelona; Papa Francisco: “acto inhumano”

14 personas perdieron la vida y más de 90 resultaron heridas; el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, monseñor José Gil Tamayo, expresó la solidaridad de los obispos; la Comunidad Islámica del país condena el terrorismo.

Francisco condenó el atentado de Barcelona, calificándolo de «acto inhumano» y de «violencia ciega, ofensa gravísima al Creador». Es lo que escribió en el telegrama de condolencias enviado hoy al arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella. El Pontífice reza para que todos trabajen «con determinación por la paz y la concordia en el mundo». Papa Francisco, se lee en el telegrama firmado por el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin y enviado al arzobispo de la ciudad catalana, Juan José Omella, «desea expresar su más profundo pesar por las víctimas que han perdido la vida en una acción tan inhumana y ofrece sufragios por su eterno descanso. En estos momentos de tristeza y dolor, quiere hacer llegar también su apoyo y cercanía a los numerosos heridos, a sus familias y a toda la sociedad catalana y española». El Papa condena nuevamente «la violencia ciega, que es una ofensa gravísima al Creador, y eleva su oración al Altísimo para que nos ayude a seguir trabajando con determinación por la paz y la concordia en el mundo». Para concluir, Jorge Mario Bergoglio invoca «sobre todas las víctimas, sus familiares y el querido pueblo español la bendición apostólica.».

El vocero vaticano, Greg Burke, indicó ayer, 17 de agosto, que el Papa estaba siguiendo con «gran preocupación» las noticias sobre el atentado en la ciudad de Barcelona: «El Santo Padre está siguiendo con gran preocupación cuanto está sucediendo en Barcelona. El Papa reza por las víctimas de este atentado y desea expresar su cercanía a todo el pueblo español, especialmente a los heridos y a las familias de los fallecidos».

Los atentados

Un hombre atropelló con una furgoneta blanca a un grupo de personas a la altura del cruce con Carrer Bosucces, la vía comercial del centro de la ciudad; su recorrido, de alrededor de 600 metros, según indicó el diario «La Vanguardia», comenzó al inicio del paseo, en la Plaça Catalunya, y se detuvo al estrellarse con un quiosco en el mosaico de Joan Miró (Pla de la Boqueria).

Poco después de las 18 de ayer, 17 de agosto de 2017, las autoridades confirmaron que se trataba de un atentado. La policía refirió, además, las víctimas son por lo menos 14 y que hay más de 90 heridos. La furgoneta entró en la calzada peatonal en el inicio de la Rambla, en la confluencia con Plaça Catalunya y recorrió el paseo central, donde fue atropellando a la multitud, haciendo zig zag para generar el mayor daño posible. El llamado Estado Islámico se atribuyó el atentado.

Pocas horas después otro grupo de terroristas atropellaron y atacaron con armas blancas a los transeúntes en los alrededores del paseo marítimo de la ciudad tarraconense de Cambrils esta madrugada, dejando un saldo de siete personas heridas.

“No tinc por!” (“¡No tengo miedo!”)

AP

Mariano Rajoy, Felipe VI y Carles Puigdemont

Decenas de miles de personas, acompañadas por todas las autoridades catalanas y españolas sin excepción (participaron, entre otros, el rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el de la Generalitat, Carles Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo), se unieron este viernes contra el terrorismo en un emotivo minuto de silencio que tuvo lugar a las 12:00 horas en plaza Catalunya. Tras el silencio, los asistentes estallaron en aplausos y al grito de “No tinc por!” (“¡No tengo miedo!”).

Los obispos españoles

El Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, monseñor José Gil Tamayo, expresó la solidaridad de los obispos a través de su cuenta de Twitter, en donde escribió: «Seguimos con preocupación y oraciones la situación de víctimas del atropello masivo en las Ramblas. Nuestra solidaridad con las víctimas y Barcelona».