#Francisco y yo. Testimonios que reflejan la transformación de cientos de corazones tras el paso del Papa por Chile.

De la Iglesia y del Papa
Opus Dei - #Francisco y yo

“Con un grupo de la residencia Alborada tuvimos la oportunidad de acompañar al Santo Padre en su llegada a la Nunciatura el 17 de enero. Gracias a Dios y a la ayuda del cardenal Ezzati, pudimos entregarle personalmente una Virgen del Carmen como regalo. Fue muy emocionante.”

Enrique Blanco E.


“La cabo de Carabineros, Ximena, estaba cumpliendo su labor desde muy temprano, pues tenían que preparar todo lo necesario para el primer tramo que recorrería el Papa a su llegada a Santiago. Allí nos pusimos con un grupo de voluntarias para ser barrera Papal. Conversamos con Ximena sobre su trabajo y familia; nos contó que es muy católica y que estaba feliz de poder recibir al Santo Padre, pero que estaba muy cansada. Al despedirnos nuestra sorpresa fue muy grande: nos agradeció la motivación y energía con la que habíamos llegado, porque eso la hizo olvidar su cansancio y enfrentar este trabajo con ilusión y entusiasmo. Le dejamos un recuerdo del Papa para no olvidar este momento”

Marcela Vergara, voluntaria en Santiago.

“Fue muy emocionante como familia haber podido ir a darle la bienvenida al Santo Padre en la Nunciatura y ver cómo él, con toda sencillez, se bajaba a saludar a la gente que lo estaba

esperando en el lugar.

Además, tuvimos el regalo que nuestro hijo mayor fue elegido para darle las flores de bienvenida

Nos costó mucho quedarnos dormidos ya que no parábamos de pensar la suerte de haberlo visto tan cerca, a tan solo unos metros.

Además, tuvimos el regalo que nuestro hijo mayor fue elegido para darle las flores de bienvenida cosa que aún nos tiene llenos de emoción”.

Familia Bulnes del Campo.

“Estuve un poco lejos y el Papa pasó muy cerca. Vinimos y esperamos desde medianoche porque queremos mucho a Francisco. Me impresiona el cariño y buen humor entre los presentes. Transformación es el mensaje que me llevo en el corazón”.

Mane Cárcamo, viajó desde Viña del Mar.

“Estuve participando en el Coro de la Misa del Parque y lo que más me impresionó fue el recogimiento de todos durante la Misa y las palabras del Santo Padre que nos llamaban a la reconciliación. Todos quedamos muy emocionados, por la experiencia vivida, aún no me lo creo”

Patricia Leal, estudiante de doctorado venezolana.

“Acá estamos en la Misa del Parque O’Higgins, vinimos porque nos interpelan las palabras del Papa hacia una vida de entrega y generosidad. Como jóvenes, queremos ser los protagonistas de la historia, tal como nos invita. Impacta particularmente la energía alegre del Papa, que enseña con el ejemplo, a sus más de 80 años, la fortaleza prestada de Cristo”

Ignacio Stevenson, desde Santiago

“Vinimos a La Moneda, para poder ver y escuchar al Papa en familia. Me impresionó mucho su discurso, cuando dijo que sentía dolor y vergüenza ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia. Me gustó que se subiera a la tarima al final a saludar a todos los que estábamos en la plaza”

María José Naranjo, desde Santiago.

“No hay palabras para definir la felicidad de este momento, ver a Pedro! Ver A Francisco, oírlo, simplemente estoy feliz”

Marcela Morales, Iquique

“Estoy en el Campus Lobito de Iquique y vine para encontrarme con Cristo en la tierra. Alegría, fiesta y fraternidad son algunas palabras que me marcaron en este encuentro, de las que se sirvió para explicar como las personas del norte vivimos nuestra fe. Me impactó como se reflejaba en su rostro la alegría y la paz del buen pastor”.

Margarita Enberg G, desde Iquique

“Soy profesor universitario y vine al campus Lobito de la UNAP no para conocer el lugar, si no porque soy católico y quiero conocer lo que nos dice el Papa. Me impresionó la afabilidad y el cariño del Santo Padre que se reflejaba en sus palabras y gestos. Se me quedaron grabadas sus palabras durante la homilía.
El día salió ligeramente nublado, y ahora brilla el sol. A mi espalda están los cerros y delante el mar. A la derecha el altar con la imagen de la Virgen de la Tirana, que será coronada por el Papa durante la Santa Misa. Al otro lado, la imagen de San Lorenzo de Tarapacá”

Javier Palacios, Iquique.