EL PAPA FRANCISCO EN MARRUECOS

“Como cristianos y musulmanes creemos en Dios Creador y Misericordioso, que creó a los hombres y los puso en el mundo para que vivan como hermanos, respetándose unos a otros en la diversidad y ayudándose mutuamente en sus necesidades; les confió la tierra, nuestra casa común, para cuidarla responsablemente y preservarla para las generaciones futuras”, añade el Pontífice.

Asimismo, Francisco dedica un pensamiento especial a la pequeña comunidad católica cristiana local, unas 25.000 personas de casi 35 millones de habitantes, en su mayoría musulmanes sunitas. “Este viaje me ofrecerá la preciosa oportunidad de visitar la comunidad cristiana en Marruecos y de alentar su camino”, concluye el Obispo de Roma.