UN EXAMEN DE CONCIENCIA COMPLETO PARA JÓVENES

Algunos habéis pedido un examen de conciencia que sea completo para preparar bien la Cuaresma y la Semana Santa.

Resultado de imagen de jovenes con el papa

Está dirigido a jóvenes estudiantes o que trabajen, que aún no se han casado. En el caso de que estés casada o casado, se debería añadir la parte correspondiente a las obligaciones en un matrimonio que hacer referencia a esas relaciones en que ha de haber generosidad, amor y perdón. Además de estar abiertos a recibir nuevas vidas.

EXAMEN DE CONCIENCIA

1. ¿Creo todo lo que Dios ha revelado y nos enseña la Iglesia Católica? ¿He dudado o negado las verdades de la fe católica? ¿Doy testimonio de Él? ¿Tengo en El una fe y una confianza firme y completa?

2. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde mi última confesión bien hecha? ¿Olvidé confesar algún pecado grave?

3. ¿Me he desesperado, llegando a dudar de la bondad de Dios, de su justicia, de sus promesas y de su misericordia? ¿He tentado a Dios, o sea que lo he puesto a prueba, dudando de su palabra, o de su obra, o de su bondad, o de su omnipotencia, o de su amor o poder?

4. ¿He sido indiferente, despreciando la acción y la fuerza de Dios en mi vida? ¿Hago con desgana las cosas que se refieren a Dios? ¿Cuido de formarme para conocer mejor la fe? ¿Me acuerdo del Señor a lo largo del día? ¿Rezo en algún momento de la jornada? ¿He procurado ofrecerle el trabajo o estudio y darle gracias en oración al levantarme y al acostarme?
¿He hecho las cosas que requieren sacrificio, – con verdadero amor – y ofreciéndoselas al Señor?

5. ¿He tomado el nombre de Dios en vano o he blasfemado? ¿He jurado sin necesidad o sin verdad? ¿He mostrado falta de respeto por las personas, lugares o cosas santas? ¿He hecho espiritismo o he confiado en adivinos, supersticiones, hechicerías, etc.?

6. ¿He faltado voluntariamente a Misa algún domingo o día de precepto? ¿He recibido al Señor en la Sagrada Comunión teniendo algún pecado grave? ¿He cumplido los días de ayuno y abstinencia?

¿Me he distraído voluntariamente durante la Eucaristía, y/o he asistido físicamente, pero con el “corazón y la mente en otro lugar”? ¿He guardado la disposición del ayuno una hora antes del momento de comulgar?

7. ¿Hay cosas de mi vida actual o pasada que me pesan y que nunca he querido confesar por temor o vergüenza?

8. ¿Manifiesto respeto y cariño a mis padres y familiares? ¿Soy amable con los extraños y me falta esa amabilidad en la vida de familia? ¿Me he preocupado de la formación religiosa y moral de las personas que viven en mi casa o que dependen de mí? ¿He tenido un desordenado afán de independencia, que me lleva a recibir mal las indicaciones de mis padres, simplemente porque me lo mandan? ¿Me doy cuenta que esta reacción está causada por la soberbia?

9. ¿He dado mal ejemplo a las personas que me rodean? ¿He tenido malas contestaciones, impaciencia o celos? ¿Me he enfadado? ¿He albergado rencores o he estado poco dispuesta a perdonar? ¿Les corrijo con cólera o injustamente?

10. ¿Contribuyo con mi palabra o mi silencio a las críticas y a la murmuración? ¿He hecho daño a otros de palabra o de obra? ¿He pedido perdón? ¿He juzgado sin tener suficientes datos sobre la actitud de la otra persona?

11. ¿Procuro trabajar/estudiar bien, con profesionalidad, buscando mi santidad? ¿Permito que mi trabajo o estudio ocupe tiempo y energías que corresponden a mi familia y/o amigos?

12 ¿Sé servir a los demás? ¿Cuido especialmente a los enfermos, mayores o más necesitados? ¿Doy de mi tiempo a otros cuando lo necesitan?

13. ¿Me he embriagado, bebido con exceso o tomado drogas? ¿He descuidado mi salud? ¿He sido imprudente en la conducción de vehículos?

14. ¿He sido perezoso en el cumplimiento de mis deberes? ¿Retraso con frecuencia el momento de levantarme, ponerme a estudiar o trabajar? ¿Tengo dependencia o adicción en el uso de las redes sociales o la televisión?. Antes de asistir a un espectáculo o de leer un libro, ¿procuro enterarme de su calificación moral?

15. ¿He consentido pensamientos o deseos impuros? ¿He faltado a la castidad por lujuria? (deseo o goce desordenado del placer sexual) ¿Por masturbación? ¿Por pornografía? (actores, comerciantes, publico)? ¿Hago uso de anticonceptivos?

16. ¿Me pongo en ocasión de ofender a Dios dejándome llevar por la curiosidad y la sensualidad al utilizar internet? ¿He sido causa de que otros pecasen por mi conversación, mi modo de vestir, mi asistencia a algún espectáculo? ¿He tratado de reparar el escándalo?

17. ¿Procuro rodearme de personas que no me inciten a ambientes impuros y a cometer actos impuros?

18. ¿He dicho siempre la verdad? ¿He dicho mentiras con la intención de engañar? ¿He dañado la reputación de alguien, con actitudes o palabras injustas? ¿He faltado contra la verdad por vanagloria o jactancia; o por ironía?

¿He escuchado conversaciones contra la voluntad de los que la mantenían? ¿He abierto o leído correspondencia u otros escritos contra la voluntad de sus dueños? ¿He hablado mal de los demás; con el pretexto de que me contaron o de que se dice por ahí?

19. ¿He robado o engañado a alguien? ¿En su caso, he restituido o reparado? ¿He malgastado el dinero innecesariamente? ¿Doy limosna según mi posición? ¿Cumplo las leyes y pago los impuestos?

20. ¿He codiciado o deseado enfermizamente los bienes ajenos? ¿He caído en la avaricia, o sea la pasión inmoderada por las riquezas materiales, y el poder sobre ellas?
¿He sentido envidia, o sea, he sentido como “tristeza” ante el bien o el triunfo de los demás, y un deseo desordenado de poseer u obtener lo mismo, aunque sea en forma indebida?

21. ¿Me preocupo de influir –con naturalidad y sin respetos humanos– para hacer más cristiano el ambiente a mi alrededor? ¿Sé defender a Cristo y a la doctrina de la Iglesia? ¿Hago el propósito de plantearme más en serio mi formación cristiana y mis relaciones con Dios?