Carta publicada en diferentes periódicos sobre la compatibilidad del sufrimiento con la felicidad

https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/el-sufrimiento-transforma-el-corazon-203089

El Periódico de Catalunya. Política | Biblioteca de la UOC

“El sufrimiento transforma el corazón”

Cristina Casals Massó ESPLUGUES DE LLOBREGAT – LUNES, 07/09/2020 –

Imagen de dos niñas enfermas de cáncer
Imagen de dos niñas enfermas de cáncer / TAZZ JONES / FACEBOOK

Muchas veces nos preguntamos si es compatible el sufrimiento con la felicidad. Recientemente Pau Donés, vocalista de Jarabe de Palo, nos ha dado una lección con su cáncer de colon. Pau, a fuerza de aferrarse a la vida, perdió el miedo al fracaso, a decidir y a morir. Buscaba vivir más intensamente el tiempo que estuviese permitido. Definió su cáncer, el “cangrejo”, como una experiencia emocionante y estimulante en el sentido de cómo afrontarla.

Recientemente he conocido a Miki, a quien diagnosticaron el sarcoma de Ewing a sus 17 años. Habla del día que su vida cambió por completo y reconoce que si le llegan a decir lo que le venía encima no hubiera encontrado fuerzas para entrar por la puerta del hospital. Está compartiendo su día a día con Ewing a través las redes, también para dar a conocer su experiencia sobre cómo luchar contra las adversidades de la vida con humor y alegría.

La conclusión a la que llego es que el sufrimiento transforma el corazón. Como dice la psiquiatra Marián Rojas, “el dolor,cuando aparece, nos traslada a clarificar el sentido de nuestra vida; aprendemos a conocer nuestro yo, a aceptar nuestras limitaciones y a dar lo mejor de nosotros mismos”.

EL PUNT AVUI 11 setembre 2020

Sofriment i felicitat

CRISTINA CASALS MASSÓ

Mol­tes vega­des ens pre­gun­tem: És com­pa­ti­ble el sofri­ment amb la feli­ci­tat? Recent­ment Pau Donés, voca­lista de Jarabe de Palo, ens ha donat una lliçó amb el seu càncer de còlon. Pau, a força d’afer­rar-se a la vida, va per­dre la por del fracàs, de deci­dir i de morir. Volia viure més inten­sa­ment el temps que estigués permès. Va defi­nir el seu càncer, “el cranc”, com una experiència emo­ci­o­nant i esti­mu­lant en el sen­tit de com afron­tar-la. Recent­ment he cone­gut en Miki, a qui van diagnos­ti­car el sar­coma d’Ewing a tot just 17 anys. Parla del dia en què la seva vida va can­viar com­ple­ta­ment i reco­neix que, si li arri­ben a dir el que li venia a sobre, no hagués tro­bat for­ces per entrar per la porta de l’hos­pi­tal. Està com­par­tint el seu dia a dia amb el sar­coma a través les xar­xes, també per donar a conèixer la seva experiència sobre com llui­tar con­tra les adver­si­tats de la vida amb humor i ale­gria. La con­clusió a la qual arribo és que el pati­ment trans­forma el cor. Com diu la psi­quia­tra Marian Rojas: “El dolor, quan apa­reix, ens tras­llada a acla­rir el sen­tit de la nos­tra vida; apre­nem a conèixer el nos­tre jo, a accep­tar les nos­tres limi­ta­ci­ons i a donar el millor de nosal­tres matei­xos.”

Esplu­gues de Llo­bre­gat (Baix Llo­bre­gat)