CONTAGIOSOS. Segundo capítulo de la serie creada por Infinito +1

Si en el primer episodio conocíamos al rapero Grilex, ahora conocemos a Kati y Pancho, surferos y aventureros.

Dios les fue siguiendo mientras surfeaban por separado, en aguas turbulentas. En medio de un festival de música techno, se encontraron y descubrieron su destino. Ambos se sumergieron en la Fe y ahora ayudan con su testimonio a parejas de novios que se preparan para el matrimonio. O sea… cómo surfear en la misma tabla.

Una vez más, os pedimos ayuda para su difusión, compartiendo el link con vuestros conocidos. ¡Hagamos que esta ola de alegría llegue a todos los rincones!

También confiamos en que los primeros capítulos estimulen a más personas a colaborar con el proyecto, mediante donaciones a la Fundación.

Así podremos producir más capítulos y traducirlos y doblarlos a otros idiomas.

En este link encontraréis más información: https://www.infinitomasuno.org/donacion/

¡INFINITAS GRACIAS por sostener y empujar esta preciosa misión!Fundación INFINITO + 1 
Nunca, nadie, solo.

El libro“La Luce in Fondo”, La Luz al fondo, habla de la gran necesidad de las personas: SER ESCUCHADAS

Este libro afronta una de las cuestiones más complicadas de nuestro tiempo. Hay etapas de la vida en las que ver el horizonte del camino es complicado e incluso el ambiente parece estar reinado por la oscuridad. 
Un ejemplo vigente es la actual pandemia, ante la cual la sociedad está vulnerables y parece no ver la luz.

“People’s greatest need is to be heard,” says Luigi Maria Epicoco


LUIGI MARIA EPICOCO
«Debemos hacer un acto de confianza en un momento en que el pensamiento y los sentimientos sugieren lo contrario. Una especie de acto de desobediencia en medio de una crisis que experimenta una persona. Esta confianza, antes de que la luz sea visible, es el primer paso para descubrir esta luz”.
Esta es la propuesta de Luigi Maria Epicoco en su libro “La Luce in Fondo”, La Luz al fondo. Durante su ministerio sacerdotal, en contacto con las personas, entendió que “la necesidad primaria del hombre no es el pan, es ser escuchado”.

«La gente está dispuesta a hacer cualquier cosa para ser escuchada, porque cuando alguien nos escucha, nos permite sacar lo que normalmente guardamos dentro de nosotros mismos y no entendemos. La verbalización no sólo de la palabra en sí, sino de alguien que recoge la palabra y nos permite entender lo que estamos viviendo. Por eso, escuchar es la clave de muchos problemas».
Para Luigi Epicoco las diversas etapas de la vida presentan preguntas y nos marcan incisivamente, pero también siempre hay una verdad en el fondo por la que vale la pena vivir.

“Podríamos decir que toda nuestra vida está atravesada por crisis, el problema es que cuando hablamos de la crisis siempre lo hacemos en términos negativos. En cambio, la crisis dice que hay vida, el movimiento de la vida. Y todas las veces que estamos en confusión significa que estamos en camino hacia una conciencia mucho más profunda”.


Un libro que busca ayudar a transformar la experiencia de ser víctima en una oportunidad para volver a ser protagonistas de nuestras vidas.

Intención de oración del Papa Francisco para noviembre de 2020

En noviembre de este 2020 el Papa Francisco dirigirá su intención de oración universal por el uso ético de “la inteligencia artificial”.

Papa Francisco / Crédito: Daniel Ibañez - ACI Prensa

El Santo Padre pide a todos los fieles que recen “para que el progreso de la robótica y de la inteligencia artificial esté siempre al servicio del ser humano”.

Pope asks for prayers so technological progress always serves humankind

El 28 de febrero de este año, el Papa Francisco solicitó a los expertos en tecnología informática y a los miembros de la Pontificia Academia para la Vida que trabajen juntos para desarrollar los principios de una “algor-ética”.

“La innovación digital afecta a todos los aspectos de la vida, tanto personales como sociales. Incide en la forma en que entendemos el mundo y también a nosotros mismos. Está cada vez más presente en los negocios e incluso en las decisiones humanas, por lo que la forma en que pensamos y actuamos está cambiando”, advirtió Francisco.

También señaló que “las decisiones, incluso las más importantes, como las de los campos médico, económico o social, son hoy el resultado de la voluntad humana y de una serie de contribuciones algorítmicas”, y alertó sobre los “graves riesgos” para las sociedades, ya que “de las pistas digitales difundidas en Internet, los algoritmos extraen datos que le permiten controlar los hábitos mentales y relacionales, con fines comerciales o políticos, a menudo sin nuestro conocimiento”.

Sin embargo, el Pontífice destacó que “estos peligros no deben esconder las grandes potencialidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen” y animó a los creyentes “a dejarse desafiar por la Palabra y la Tradición de la fe para que nos ayuden a interpretar los fenómenos de nuestro mundo, identificando formas de humanización y, por lo tanto, de amorosa evangelización”.

“Los invito a continuar con audacia y discernimiento, en busca de las formas de una participación cada vez más amplia de todos aquellos que se preocupan por el bien de la familia humana”, pidió el Papa.  

Las palabras del Papa Francisco se dieron en el marco de un acuerdo sobre tecnologías de inteligencia artificial (IA) firmado por la Pontificia Academia para la Vida con Microsoft, IBM y la FAO el 28 de febrero de 2020.

Un testimonio que no nos puede dejar tranquilos

«La crueldad de esta historia pertenece a miles de personas». Ousman Umar, emprendedor social

OUSMAN UMAR

Quizás hayas escuchado mi historia …

“Crucé el Sahara a pie, el mar en un bote y vi morir a mis amigos. Cuatro años después llegué a España… ¿Por qué había sufrido tanto? ¿Por qué tanta lucha? ¿Qué había hecho mal? Entendí que la pregunta no era «por qué» sino «para qué» … «

Fundó https://nascoict.org/ una ONG: Nasco Feedings Minds cuyo objetivo era alimentar mentes. Con las donaciines construiyen aulas de informática en escuelas rurales de Ghana y damos soluciones al problema de la inmigración en el país de origen. Ghana.

Miguel Feliu, un testimonio de amor a Dios y sentido del dolor. Su vida ha cambiado desde que le detectaron el Sarcoma de Ewing

Miquel, 18 años y con cáncer: «Pedí a Jesús ser una herramienta para acercar a la gente al Cielo»

https://www.religionenlibertad.com/personajes/479854438/miquel-cancer-pedi-jesus-herramienta-acercar-gente-cielo.html

Desde la cama del hospital, adonde acude continuamente desde hace un año para su tratamiento, Miquel es feliz porque ha asociado su vida a la Cruz para que acerque a otros al Cielo: lo que le había pedido al Señor.

La firma Miquel, 18 años, en su cuenta de Instagram. Dice así:

«La verdad es que hace unos meses mi amistad y amor hacía el Señor habían crecido a lo bestia.

»Rezaba mucho, le trataba más e intentaba darme a los demás. Estaba en un momento bastante bueno de mi vida. Ya tenía mis planes montados, mi fútbol, mi oración, mi Misa, mis estudios, mis amigos, las puestas a las que iría, el viaje de fin de curso…

»Literalmente todo.

»Solo me faltó una cosa. Preguntar a Dios qué le parecían mis planes. Quizás esto de ‘mis’ planes tenía que cambiar para convertirse en los planes del Señor. Pero yo no me daba cuenta.

»El fin de semana antes de ingresar en el hospital me fui de retiro. Allí me di cuenta de una cosa y se lo pedí a Jesús, le pedí que me convirtiera en una herramienta para acercar a la gente al Cielo, que me ayudara a dejar las cosas de la tierra y subir con Él a la cruz.

»Y Dios escuchó mi petición, sonrió y me la regaló. Solo una semana después me diagnosticaban tres tumores en el pulmón«.

«Nunca en mi vida he sido más feliz»

La historia sobrecoge, pero aún más el giro que imprime su autor al relato:

«Desde entonces todo ha sido felicidad, he visto más claro que nunca que en una familia las alegrías se multiplican y las penas se dividen.

»Jesús me ha pedido que me convierta en un Cirineo, que le ayude a cargar con la Cruz y que con esto haga que la gente se acerque un poco más al Cielo. Hay muchísima gente que reza para que ocurra un milagro.

»Desde mi punto de vista, el milagro ya ha ocurrido. Jesús está tocando el corazón de muchísimas personas y les está acercando a su Padre. Y cuando veo eso desde el hospital todo mi dolor y sufrimiento cobra sentido y me hace ser feliz.

»Cada día estoy un poco más enamorado de Jesús y de esta Cruz que me ha dado. También noto todo el apoyo de mi familia, de mis amigos, conocidos, del colegio o hasta de gente que ni me conoce. Así que no tengo ningún miedo en afirmar que sí, nunca en mi vida he sido más feliz«.

El camino al hospital y al Calvario

Miquel Feliu Wennberg vive en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y estudia un doble grado de Derecho y Global Governance. Antes de la enfermedad, rebosaba salud y ganas de ejercicio: «Disfrutaba practicando casi cualquier deporte que alguien me propusiera. Jugaba en un equipo de fútbol, ya que el fútbol es mi gran pasión desde pequeño», explica a ReL.

De hecho, en algunas de las fotos que ha subido a su perfil le vemos retomando los entrenamientos a mediados de septiembre, pensando en el momento «mágico» de volver a salir al terreno de juego a competir, tras el tiempo que el tratamiento le ha mantenido alejado del balón.

Todo empezó en diciembre de 2018 con un tumor benigno en el pie que «se quedó en nada, un pequeño aviso del cielo».

Al cabo de unos meses, un dolor en el pecho, muy intenso y acompañado de tos, que sentía de vez en cuando le llevó al hospital de nuevo. Era el mes de julio y no le encontraron nada, pero una crisis mayor con fiebre alta y asfixia provocó su ingreso el 29 de septiembre («día del Arcángel San Miquel, mi santo… bonita coincidencia»): «Un pulmón lleno de líquido que no me deja respirar, y tres masas tumorales de grandes dimensiones. Unos días después me diagnostican un sarcoma de Ewing y toca empezar una quimio de urgencia debido a que mi estado de salud cae en picado. Consiguen salvarme, pero el pronóstico es muy malo. Pasa un año, y 15 ciclos de quimio y 40 tandas de radio después, aquí seguimos, con un pronóstico igual de malo, pero con las mismas ganas de luchar que el primer día», comenta con ánimo.

«Si aquel día me hubiera ido al Cielo…»

En otro de sus posts, Miquel expresa cómo cambió su vida aquel 11 de octubre en el que recibió el diagnóstico:

«Dejé de vivir siguiendo los estándares de la sociedad, y empecé a disfrutar de las cosas pequeñas, de cada pequeño momento que me regalaba la vida. Asimilé que cada día que viviera de más, era un regalo, y que no lo podía malgastar. Me empecé a dar cuenta de las cosas que realmente importan en esta vida, aprendí a hacer las cosas que quería porque quería y a decir que no cuando había que decirlo.

»Si ese 29 de septiembre, o unos días después, me hubiera ido al Cielo, mi paso por esta tierra hubiera sido testimonial. Ahora lucho cada día para hacer de mi una mejor persona, para hacer más feliz la vida de los que me rodean y para intentar hacer de este mundo, aunque sea desde la cama de un hospital, una mesa en un bar, un campo de fútbol, un aula o una capilla, un sitio mejor para vivir.

»Hoy pido especialmente para que todos aprendamos a ser más reales, más nosotros, sin importarnos con quién estemos. Sin olvidar que la meta es el Cielo, y que allí nos esperan con muchísimas ganas a todos«.

El ejemplo paterno

Le preguntamos por el origen de esta serenidad que impresiona: «Desde pequeño mis padres me han educado en la fe y en los valores cristianos, me han enseñado a querer, a ser generoso, a escuchar, a pedir perdón, a rezar… Primero con las palabras y más adelante con el ejemplo. Al principio uno reza y va a misa por inercia, porque es lo que toca, después le toca decidir si realmente quiere seguir por este camino. Y allí es donde mis padres entran de lleno. Al ver su fe, su amor y confianza en Jesús, yo pensaba: ‘Algún día quiero ser como ellos, algún día quiero sentir lo que ellos sienten y creer como ellos creen’. Por eso le pedía Dios que aumentara mi fe, y le trataba todo lo bien que yo sabía, y todo lo bien que mis padres me habían enseñado».

Y a raíz de su problema ha aprendido mucho más: «Después de la enfermedad ya es otra historia, Dios me ha enseñado más en un año de enfermedad que en 17 perfectamente sano. Me faltaba abrir de par en par las puertas a Dios. Fui a un cole de la labor del Opus Dei, y desde hace muchos años recibo formación en un centro del Opus Dei, que también ha sido relevante en el desarrollo de mi fe«.

La paradoja

Tuvo que ser duro, en los albores de la juventud y cuando todo le sonreía, recibir un mazazo así. Miquel lo confirma: «Nunca te imaginas que eso de lo que tantas veces has oído hablar te pueda pasar. Los humanos, y los jóvenes especialmente, cometemos el error de creernos inmortales e inmunes a todo. Y humanamente hablando, somos tan poca cosa… Un coche no frena a tiempo y no hace falta nada más para no contarlo. Hoy una pandemia mundial, mañana ve a saber… podría ser casi cualquier cosa».

Lo que más llama la atención de su relato, que acumula miles de likes, es que sitúe en ese instante dramático el origen de su felicidad. ¿No es paradójico? Sí, dice, pero «justamente esta es la gracia, que si no lo explicas con la fe de por medio, no tiene una explicación lógica. Ahora miro atrás, y son tantas cosas que encajan a la perfección… Y te das cuenta de lo grandes y exageradamente perfectos que son los planes de Dios. Ahora veo la enfermedad como un medio de santificación, y como un medio para acercar a la gente a Dios y acercar a la gente al cielo, empezando por mí«. 

«Me siento feliz«, anuncia, «me siento querido, porque he aprendido a amar, no solo a Dios, a todo el mundo, amar sin excepciones, amar sin medida. He aprendido a vivir de verdad, no a medio gas, sino con la máxima intensidad que la vida nos permite, con la marcha 6ª siempre puesta. Pero la clave de todo, esta claramente en el amor, sin ninguna duda. El hombre esta hecho para amar y ser amado. Cuando consigue esto de verdad, ya tiene casi todo hecho».

Miquel encuentra su fuerza en el Evangelio, que lee con asiduidad, pero también cuando reza, o en misa, o en los consejos que recibe… «O en una canción que suena en un momento determinado, en las palabras de tu madre, en una película…. Dios está entre nosotros, y creo que se expresa por cosas cotidianas de la vida, y obviamente en la oración».

La certeza de Dios y del cielo es su gran fortaleza: «Sin eso, mi enfermedad pierde todo el sentido. La fe es el motor que empuja a seguir viviendo, y a seguir viviendo con alegría».

Dar gracias y ser generosos

Le pedimos a Miquel, desde la madurez que ha ganado en estos doce meses de lucha, un mensaje para la gente de su edad, y lo que nos devuelve es una reflexión válida para cualquier etapa de la vida: «La vida puede cambiar de un día a otro, lo hace cuando menos te lo esperas, y hay que estar preparado para todo lo que pueda llegar.

»Les pediría que aprendan a valorar las pequeñas cosas del día a día, la comida, una ducha caliente, el poder hacer deporte, el dormir en su cama, una charla con un amigo, el tener la libertad de hacer lo que les guste, porque un día todo esto se puede perder, y la frase de que ‘no valoras lo que tienes hasta que lo pierdes’ cobra todo el sentido del mundo. Probablemente hay alguna persona en el mundo pidiéndole a Dios por todo lo que nosotros tenemos. Demos gracias, valorémoslo, y seamos generosos».

MUJERES BRÚJULA en un bosque de retos: «Son mujeres que han conseguido humanizar su entorno, dar a los problemas un rostro humano y encontrar soluciones en las que brilla el valor de cada persona»

ISABEL SANCHEZ

Isabel Sánchez, la secretaria central del Opus Dei, publica el libro «Mujeres brújula en un bosque de retos». En él pone nombre y apellidos a muchas «heroínas sin capa» de los cinco continentes, con las que ha hablado y convivido.

«Se puede llegar desde la cocina a la Luna». Este mensaje positivo es uno de los muchos que Isabel Sánchez ha reunido en el libro «Mujeres brújula en un bosque de retos» (Espasa Editorial), donde se trenzan las historias de decenas de mujeres de los cinco continentes que aportan una mejora real a nuestro mundo.

Recoge iniciativas muy variadas de mujeres que hoy ayudan a los sintecho; que en Austria atienden a familias árabes que han huido de Siria e Iraq; que promueven colegios en Camerún; que han hecho frente a la enfermedad y al abandono del marido…

Son historias reales que inspiran: «Vidas -dice la autora- que supieron hacerse grandes en la adversidad, superarse y sobrevivir«. Ha conocido sus casos con motivo de su trabajo: es la secretaria central del Opus Dei, la mujer con el cargo más alto en esta prelatura. Viaja, escucha, habla e impulsa. El propósito de su trabajo y el de su equipo lo define como «ser motor de motores» para muchas otras mujeres.

Conoce bien el paño de la humanidad y también a ella le tocó el dolor: su madre falleció cuando era una niña. Su trabajo no es de despacho inaccesible, es de mecánico jefe que cuando entra al taller un automóvil difícil de arreglar, se remanga y se coloca bajo las ruedas.

ISABEL SANCHEZ

La COVID-19 ha acelerado todo

«He escrito este libro para que hagamos más nuestros los retos de este mundo«, explica. «No podemos balconear, en expresión del papa Francisco. Esa es una idea que con la COVID-19 ha hecho que se acelere la necesidad de ponernos todos manos a la obra«.

Las mujeres brújula, como ella las llama, son «mujeres que se han reorientado por dentro y que están tirando el mundo para arriba».

«Se nos ha agudizado el sentido de humanidad»

Con la COVID-19 «se ha producido un flagelo global y nos vemos solidarios ante un mal común. Ahora estamos sufriendo todos, y los que antes sufríamos menos, vemos que hay gente que convive con eso. A todos nos ha afectado y, en general, creo que se nos ha agudizado el sentido de humanidad. Ahora nos sabemos interdependientes. Lo dijo el papa Francisco en la Semana Santa: de aquí no salimos solos».

«La mujer no necesita pisar al hombre»

Sánchez promueve un feminismo que invita a tener pensamiento propio y «a trabajar codo con codo con los hombres» para mejorar el mundo. «Entiendo que entre mujeres y hombres debe haber equidad, complementariedad. La mujer no necesita pisar al hombre ni desplazarlo. Tiene una mirada afirmativa sobre las cosas, esperanzadora. Proyecta a las personas al futuro. Y creo que esa mirada puede contagiarla al varón».

«El antagonismo -afirma- no lleva a ninguna parte. Entiendo que hay situaciones negativas y hay dolor, pero la propuesta mía sería más positiva. Creo que es mejor orientarse a hacer crecer aspectos como el cuidado de los demás o hacer un compromiso estable con la vida, y en eso la mujer tiene una aportación esencial».

Tendencia a colaborar

Una de las palabras que más repite es «colaborar». «La mujer es colaborativa, tiene una tendencia innata a incluir, a reafirmar, a ser colaborativa. Tiene un modo de vivir inclusivo, valiente y con coraje. Eso no significa que los hombres no lo tengan, pero en las mujeres se da de una forma más fuerte».

«En el trabajo, la mujer -explica- tiende la mano a otras personas. No se mueve en la dinámica de poderes. Cuando ve la meta, se las arregla para que otros puedan llegar. Si encuentra soluciones, no se las queda para ella. Eso le sale de forma natural».

ISABEL SANCHEZ

El Estado debería apoyar todos los modos de cuidar

Cuando habla de cuidar no solo es para Sánchez cuidar a los enfermos, «es mucho más amplio. La vida entera requiere cuidado, desde los embarazos y los bebés. Hay una amplísima gama de modos de cuidar a lo largo de la vida. Y el Estado debería apoyarlos todos en su conjunto: a los niños, a las familias…».

Acerca de la familia, subraya una propuesta del Papa Francisco: emplear 3 palabras, que son ‘gracias’, ‘perdón’ y por favor’. «Las mujeres son muy capaces de crear un entorno relacional con vínculos fuertes y estables. Lo que impera en la actualidad es el descartar rápidamente una relación, ante el primer problema que se presenta. Por eso planteo por qué no restaurar antes: perdonar. Soy consciente de que hay una lucha entre el perdón y el rencor, y hay una resistencia. Pero la mujer es capaz de superar eso por elevación«.

«Mujeres brújula en un bosque de retos» no es un libro de consejos, afirma la autora. «Está abierto a preguntas, propongo que tengamos apertura mental y de corazón, sobre todo ante quien es diferente a mí».

ISABEL SANCHEZ

Once retos

Las historias de mujeres que cuenta se agrupan en torno a lo que considera los auténticos retos de ahora y que son: entendernos, encontrar el norte, educar, paz, trabajo, cuidar, liderazgo, solidaridad, sostenibilidad, trascender y atreverse a más. Siguiendo este recorrido, se entiende que «en medio de nuestra vida -incluso cuando presenta su cara más gris y rutinaria- podemos ampliar horizontes y aspirar a cosas grandes«.

Herramientas para salir de la desesperanza o la queja

La autora detecta que «bastantes personas viven en situación de desconcierto, otros se han sumido en la desesperanza o han abrazado la cultura de la queja«. Cuando la editorial Espasa le propuso escribir el libro, primero creyó que no tendría interés un proyecto así, redactado por ella, pero «inmediatamente pensé que valía la pena dar a conocer la tarea de tantas mujeres». «Son mujeres -agrega- que han conseguido humanizar su entorno, dar a los problemas un rostro humano y encontrar soluciones en las que brilla el valor de cada persona».

Sánchez vive en Roma y allí trabaja en las oficinas internacionales del Opus Dei, Es la secretaria central desde hace 10 años. El contacto con gentes de tantos países, edades y culturas «cambió mi mirada sobre el mundo y se ampliaron mis horizontes vitales«, escribe.

ISABEL SANCHEZ

«La mujer con más poder en el Opus Dei»

La editorial la presenta como «la mujer con más poder en el Opus Dei», pero por el tono de voz se nota que le incomoda la expresión. Le pregunto: ¿estaba usted de acuerdo con que la presentaran así? «Lo acepté, confié en que la editorial es la que mejor sabe cómo acercar un libro al público. Pero está claro que para mí  la palabra ‘poder’ no tiene el sentido que suele dársele. Para mí ejercer el poder consiste en servir. Significa liderazgo, es solidaridad, servicio a los demás, facilitar el camino, hacer crecer, afirmar. Si un líder no cuida a los que tiene alrededor, no es el líder que hoy se necesita«.

El libro habla de personas como Pilar Tan, que desde la Fundación WILL  en Shangai ayuda a niños con necesidades especiales que no disponen de recursos, o como otra Pilar -Deza- que ha puesto en marcha varios colegios en Perú. Y engarza esas vidas con lecturas, películas, casos o noticias que le parecen reseñables: desde un discurso en el que Michele Obama elogiaba a su madre por haber ejercido de abuela en la Casa Blanca hasta la serie «Chernobyl«. El conjunto es un puzle que sirve de punto de apoyo para que cada lector o lectora decida emprender el vuelo.

Espasa ha convocado una presentación digital del libro que tendrá lugar el próximo viernes día 4 a las 21.30 horas (hora de España) por el canal de Youtube de la editorial.

Becas para científicas africanas

Parte de los beneficios que se obtengan con la venta del libro «Mujeres brújula en un bosque de retos» irán destinados al Programa de Becas Guadalupe, que promueve la fundación Harambee y que permite que mujeres científicas africanas amplíen su formación en el extranjero para que luego regresen a sus países y contribuyan al desarrollo de su continente.

Si quieres comprar este libro pincha en la imagen de su portada

MUJERES BRÚJULA

Una campaña para ayudar a los sacerdotes. La han titulado «Que ninguna vocación se pierda»

CARF
La imagen puede contener: texto que dice "En los momentos más importantes de tu vida siempre ha habido un sacerdote En lo bueno En lo malo Bautizo comunión Enfermedad Boda -Muerte ¿Nos ayudas a seguir formando sacerdotes para evitar que esto cambie? www.queningunavocacionsepierda.org CARF Centro.AcademicoRomanoFundacion"

¿Te imaginas un mundo sin sacerdotes?

Es difícil imaginar un mundo completo sin sacerdotes, pero si sabemos lo que sucede en tantísimos lugares donde los sacerdotes no están, sencillamente  no hay eucaristía, ni perdón sacramental de los pecados, ni los enfermos reciben la fuerza y la gracia de la Unción, ni podemos vivir los momentos felices de bautizo, comunión o boda por falta de sacramentos. 

¿Por qué se pierden las vocaciones?

La mayoría de las vocaciones nacen hoy en países del África o de América, pero la falta de medios materiales hace que muchas no lleguen siquiera a los seminarios. Compromete pensar que detrás de cada vocación sacerdotal, hay otra llamada del Señor a cada uno de nosotros, los cristianos, pidiendo el esfuerzo personal, que asegure los medios para su formación.

Y tú, ¿qué puedes hacer para evitarlo?

Cada año más de 800 obispos de todo el mundo solicitan ayudas al estudio para sus candidatos, que necesitan de personas generosas que les ayuden a completar su formación eclesiástica. En esta campaña necesitamos 2.400 donantes de 150 €, para que el próximo curso puedan estudiar 20 seminaristas más. (ver coste de una beca anual)

¿Qué hace CARF?

En CARF creemos que es posible mejorar la vida cotidiana de las personas a través de la formación integral de jóvenes con vocación, que ayuden a servir desde el sacerdocio, defendiendo la paz y la dignidad. Trabajamos para que cuando regresen a sus diócesis puedan transmitir, a través del ejercicio de su ministerio, toda la luz, ciencia y doctrina recibida.

Por esta razón CARF contribuye económicamente, para que sacerdotes y seminaristas de todo el mundo reciban una sólida preparación tanto teológica como humana.

¡Me llaman madre! Si no hubiera sacerdotes, no habría Iglesia. Si no hubiera sacerdotes, no tendríamos los sacramentos. ¡Qué no se pierda ninguna vocación por falta de recursos!

— Margarita, 87 años, ha becado a dos sacerdotes de Kenia.

Intenciones del Papa Francisco para el mes de septiembre 2020

Pope Francis asks for prayers for respect for planet’s resources

“Estamos exprimiendo los bienes del planeta. Exprimiéndolos, como si fuera una naranja”. Así comienza el Papa Francisco el vídeo con la intención de oración que propone para el mes de septiembre.

El Papa expone que “países y empresas del Norte, se han enriquecido explotando dones naturales del Sur”, generando una “deuda ecológica”. Y se pregunta ¿quién va a pagar esa deuda?

Francisco dice que es indignante que la “deuda ecológica” se agrande a causa de multinacionales que hacen fuera de sus países lo que no se les permite hacer en los suyos. Y llama a que “hoy, no mañana, hoy, tenemos que cuidar la Creación con responsabilidad”.

Por eso, el Papa Francisco pide oraciones para que los bienes del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa. “No al saqueo, sí al compartir”, dice.

Congreso mundial online sobre el matrimonio

DEL 11 al 13 JUNIO 2020

Participarán más de 60 expertos junto a sus parejas. Dado que no pudo celebrarse, consideraron hacerlo online.

El objetivo es ayudar a parejas de todo el mundo a conocerse mejor y también a reforzar su fe y es que como dicen: «tu matrimonio vale la pena».

Link: https://www.joyfuleverafter.org/