Misa de Navidad: Homilía del Papa Francisco y mensaje en la bendición ‘Urbi et Orbi’

Misa Navidad Papa homilía

Homilía del Santo Padre

En esta noche se cumple la gran profecía de Isaías: “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9,5).

Misa Navidad Papa homilía

Un hijo se nos ha dado. A menudo se oye decir que la mayor alegría de la vida es el nacimiento de un hijo. Es algo extraordinario, que lo cambia todo, que pone en movimiento energías impensables y nos hace superar la fatiga, la incomodidad y las noches de insomnio, porque trae una felicidad indescriptible, ante la cual ya nada pesa. La Navidad es así: el nacimiento de Jesús es la novedad que cada año nos permite nacer interiormente de nuevo y encontrar en Él la fuerza para afrontar cada prueba. Sí, porque su nacimiento es para nosotros: para mí, para ti, para todos. Para cada uno. Nace para mí, nace para nosotros. Para es la palabra que se repite en esta noche santa: “Un hijo se nos ha dado para nosotros”, ha profetizado Isaías; “hoy ha nacido para nosotros el Salvador”, hemos repetido en el Salmo; Jesús “se entregó por y para nosotros” (cf. Tt 2,14), ha proclamado san Pablo; y el ángel en el Evangelio ha anunciado: “Ha nacido para vosotros un Salvador” (cf. Lc 2,11), para nosotros.

Mensaje Urbi et Orbi del Pontífice.

Queridos hermanos y hermanas: ¡Feliz Navidad!

Deseo hacer llegar a todos el mensaje que la Iglesia anuncia en esta fiesta, con las palabras del profeta Isaías: “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” (Is 9,5).

Ha nacido un niño: el nacimiento es siempre una fuente de esperanza, es la vida que florece, es una promesa de futuro. Y este Niño, Jesús, “ha nacido para nosotros”: un nosotros sin fronteras, sin privilegios ni exclusiones. El Niño que la Virgen María dio a luz en Belén nació para todos: es el “hijo” que Dios ha dado a toda la familia humana.

navidad urbi et orbi papa

Gracias a este Niño, todos podemos dirigirnos a Dios llamándolo “Padre”, “Papá”. Jesús es el Unigénito; nadie más conoce al Padre sino Él. Pero Él vino al mundo precisamente para revelarnos el rostro del Padre. Y así, gracias a este Niño, todos podemos llamarnos y ser verdaderamente hermanos: de todos los continentes, de todas las lenguas y culturas, con nuestras identidades y diferencias, sin embargo, todos hermanos y hermanas.

En este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y por los graves desequilibrios económicos y sociales, agravados por la pandemia del coronavirus, necesitamos más que nunca la fraternidad.

El Papa llama por sorpresa al párroco de San Lorenzo, Pamplona

El Papa Francisco llamó por sorpresa el sábado 7 de noviembre de 2020 a Javier Leoz Ventura, párroco de San Lorenzo, Pamplona, España, para transmitirle “lo complacido que se había sentido” al leer la reflexión que el sacerdote hizo en un texto sobre la Navidad publicado hace unos días.

Tal y como señala el diario local pamplonés Diario de Navarrael Santo Padre trasladó a Leoz su enhorabuena por el artículo titulado “¿Que no habrá Navidad?”, y le mostró su convencimiento de que “estas navidades serán más purificadas”, más alejadas de la “cultura del consumismo que desfiguró bastante la Navidad”.

También le dijo que se alegraba por el “modo de pensar” que tenía, y le pidió que transmitiera a todos los parroquianos sus bendiciones, a lo que el presbítero respondió diciendo que rezarían “muy especialmente por él en todas las misas”.

Asombro del párroco

Javier Leoz reconoció que, al descolgar el teléfono, sabiendo quién llamaba, casi se le “sale el corazón del pecho”. “Cuál ha sido mi emoción al descubrir que al otro lado estaba ni mas ni menos que el Papa Francisco para decirme que había llegado a sus manos el texto que escribí”.

El sacerdote contó al citado medio que Francisco le recordó que, como Obispo de Roma, tiene por costumbre llamar a los sacerdotes. “Increíble pero cierto”, indicó.

Hasta tres llamadas del Papa

La conversación entre el Pontífice y el padre Javier Leoz se produjo tras varios intentos del Santo Padre de ponerse en contacto con el presbítero, quien no lo cogió hasta en tres ocasiones porque el teléfono que aparecía era un número desconocido.

Fue entonces cuando desde Roma hicieron saber al sacerdote que la persona detrás de las llamadas era el Obispo de Roma. Finalmente, en la llamada del sábado, Leoz se disculpó alegando los motivos señalados. El Sucesor de Pedro le contestó diciendo que esas llamadas “son propaganda y quitan tiempo, comprendo”.

Compartiendo el mensaje

Tras su conversación con Francisco, el párroco compartió en su cuenta de Facebook su experiencia en una publicación: “Este texto lo hice como respuesta a los que, sistemáticamente, dicen que este año “no habrá Navidad”. No sé cómo ni de qué manera llegó a las manos del Papa, lo leyó, hizo oración con él y…lo demás ha venido por añadidura”.

A continuación, sigue el texto redactado por el párroco de San Lorenzo.

Fuente: Zenit

***

¿QUE NO HABRÁ NAVIDAD?

¡Claro que sí!

Más silenciosa y con más profundidad.

Más parecida a la primera en la que Jesús nació en soledad.

Sin muchas luces en la tierra,

pero con la de la estrella de Belén,

destellando rutas de vida en su inmensidad.

Sin cortejos reales colosales,

pero con la humildad de sentirnos,

pastores y zagales buscando la Verdad.

Sin grandes mesas y con amargas ausencias,

pero con la presencia de un Dios que todo lo llenará.

¿QUE NO HABRÁ NAVIDAD?

¡Claro que sí!

Sin las calles a rebosar,

pero con el corazón enardecido,

por el que está por llegar.

Sin ruidos ni verbenas,

reclamos ni estampidas…

pero viviendo el Misterio sin miedo

al ”covid-herodes” que pretende

quitarnos hasta el sueño de esperar.

Habrá Navidad porque DIOS está de nuestro lado

y comparte, como Cristo lo hizo en un pesebre,

nuestra pobreza, prueba, llanto, angustia y orfandad.

Habrá Navidad porque necesitamos

una luz divina en medio de tanta oscuridad.

Covid19 nunca podrá llegar al corazón ni al alma

de los que en el cielo ponen su esperanza y su alto ideal

¡HABRÁ NAVIDAD!

¡CANTAREMOS VILLANCICOS!

¡DIOS NACERÁ Y NOS TRAERÁ LIBERTAD!